9 consejos a tener en cuenta si le van a hacer trenzas a tu hij@

 

En verano, muchas veces nos es engorroso mantener el pelo suelto hidratado, desenredado y al día, por eso a veces nos relajamos un poco con las rutinas diarias, así que lanzarse a los estilos protectores es una buenísima opción.

 

Qué son los estilos protectores?

 

Los estilos protectores son peinados que se elaboran con el objetivo de mantener sobretodo las puntas protegidas, quedando todo el pelo y el cuero cabelludo bajo control: recogido, hidratado, nutrido, cuidado, limpio y descansando de la manipulación que se le suele dar en el cuidado normal (desenredados, peinados variados, gomas, …) a la vez que seguimos con nuestro mantenimiento habitual y se luce un peinado bonito.

Estilos protectores hay muchos, tantos como imaginación tengamos.

 

Trenzas pegadas

 

Un estilo protector que gusta mucho son las trenzas pegadas (los cornrows o los flat twists). 

 

Diferentes estilos de trenzas pegadas

 

Sabéis que nosotros somos partidarios de la idea de aprender a cuidar y peinar el pelo en casa para que siempre esté en las mejores condiciones y porque pensamos que todo son ventajas. El cuidado del pelo va mucho más allá, nos ayuda a compartir tiempo con nuestros hijos, poder reaccionar ante cualquier problema ya que conocemos a fondo su pelo, les ayudamos desde pequeños a mejorar su autoimagen y su autoestima en general, nos da pie para hablar de otros temas, …

Pero es verdad que algunas veces queremos elaborar un peinado y no nos sentimos hábiles para conseguirlo, o no tenemos tiempo, o no nos apetece en ese momento meternos en un peinado complicado y la criatura no para de pedirlo, … Y qué hacemos entonces? decidimos ir a algún sitio a que nos peinen o peinen a nuestros hijos porque sabemos que hay una persona que lo hace mucho mejor que nosotros y mientras, podemos aprender la técnica … o no. Y sabéis una cosa? no pasa absolutamente nada, es una buenísima decisión.

Lo que sí es verdad, es que a la hora de hacer unas trenzas pegadas hay que tener en cuenta algunos aspectos para que no nos llevemos sorpresas, sobretodo si no está en nuestras manos el proceso de peinado, y esto es precisamente lo que os queremos contar en esta entrada.

Los consejos que os daremos a continuación los planteamos para que los tengáis en cuenta si no sois vosotros los que vais a peinar, pero por supuesto, también hay que tenerlos presentes si realizáis vosotros el peinado.

 

Qué hay que tener en cuenta?

 

Si conocemos el sitio al que vamos a ir y ya sabemos exactamente cómo trabajan, no tiene por qué haber ningún problema, pero si no lo conocemos es cuando nos tenemos que plantear estos puntos con más razón.

 

A la hora de hacer las trenzas

 

1. Producto para alisar o texturizar el pelo.

 

Hay sitios en los que antes de empezar a trabajar el pelo utilizan un producto químico para estirarlo (texturizarlo, alisarlo, abrir el rizo, … le podemos llamar como queramos, pero siempre estamos hablando de lo mismo).

Hay muchos sitios donde utilizan este tipo de productos de manera habitual porque les es más fácil trabajar el pelo. Si estáis apostando por el pelo natural y no queréis que se lo estiren con químicos, preguntad antes de empezar si van a utilizar algún producto de este tipo. Si la respuesta es que lo necesitan, que es muy suave, que muy poquito rato, que no pasa nada porque sólo abre un poco el rizo, … este no es el sitio que estáis buscando, deberíais mirar otro sitio que trabajen el cabello natural tal cual.

Este tipo de productos rompen la estructura interna del cabello para eliminar el rizo, son productos muy fuertes que cambian la textura del pelo, lo resecan, y son permanentes, así que si lo que estamos buscando es un estilo protector para dejar descansar el cabello y el cuero cabelludo, empezar aplicando un producto químico altamente agresivo no es lo más adecuado.

 

2. Cremas, gomina, vaselina, …

 

Lo que sí es normal es utilizar algún tipo de producto para que el pelo quede más pegado, más compacto, para que tenga más cuerpo, para que sea más fácil trabajarlo, que no se salgan las puntas y quede el peinado más definido.

Este tipo de productos no es problema ya que son cremas de peinado, vaselinas, ceras, gominas, … de uso habitual en el cuidado del pelo afro y se eliminan en el lavado. Son este tipo de productos, que también sirven para definir los rizos cuando se lleva el afro suelto.

Si tenéis dudas sobre lo que van a utilizar, preguntad, no pasa nada por ser preguntona, es importante estar segura y tranquila con lo que estáis haciendo.

 

3. Tensión de las trenzas.

 

Otra cosas que os podéis encontrar es que a la hora de peinar le estiren mucho el pelo. Si duele como para que se salten las lágrimas (una cosa es un tironcillo sin querer un momento dado, o tensar un poco a la hora de empezar la trenza, y otra cosa es que tiren todo el rato y nuestro hijo sufra). Se les puede pedir que las hagan más flojitas aunque le duren menos. Ese que duren menos es lo que suelen durar las trenzas cuando las hacemos las madres que peinamos habitualmente, sin tirar, sin dolor.

Los peinados de trenzas pegadas, dependiendo de si son de dos o tres puntas, de la textura del pelo, de cómo se lave, del tratamiento que se le dé, … duran mucho, lo normal es llevarlas varias semanas.

 

Una vez está el peinado hecho.

 

4. Granitos en los primeros días.

 

Cuando estén las trenzas hechas, hay que ir mirando el estado del cuero cabelludo, sobretodo al principio. Si salen granitos al cabo de de unos días, seguramente podremos ver que en cada granito hay un pelo que está sufriendo tensión. Eso es que las trenzas están muy tirantes y el cuero cabelludo está padeciendo.

Si eso sucediera, habría que deshacer el peinado y se puede ir al mismo sitio donde las han hecho, explicarlo, dejar descansar el cuero cabelludo sin trenzas unos días y volver para que las rehagan más flojitas.

Este es el mayor problema que puede haber con las trenzas pegadas: la alopecia por tracción. Es decir, el pelo está tan tirante por la tensión de las trenzas, que se desprende del cuero cabelludo, y podría ser que esos cabellos no volvieran a nacer.

Pero no hay que asustarse, si se nos pasa alguna trenza muy tensa, el cuerpo nos avisa con los granitos antes que el pelo se arranque, y da tiempo de quitarla y dejar descansar el cuero cabelludo. No tiene por qué haber ningún problema.

Si no salen granitos los primeros días, que es lo normal, en cuanto el pelo empieza a crecer, las trenzas se aflojan por sí solas.

 

5. Dolor de cabeza.

 

Puede ser que el niño se queje de dolor de cabeza cuando hayan acabado el peinado. Esto puede ser por la postura y el rato que se tarda en peinar, porque lleven un rato manipulando, por la nueva posición del cabello, pero también podría ser porque las trenzas estén muy tensas.

En principio eso no debería suceder si se le ha dicho a la persona que elabora el peinado que no las haga excesivamente tirantes, pero podría pasar, así que en ese caso, lo mejor sería encontrar justo donde duele para aflojar esa trenza rehaciéndola menos tensa.

Es importante decir que no las hagan muy tirantes, me repito, lo sé, pero es MUY IMPORTANTE. El peinado será bonito igual si está más tenso o menos, y no hace falta llevar un recogido de exposición. No perdamos nuestro objetivo, lo que queremos es aprovechar un peinado para dejar descansar el pelo esos días y facilitar las rutinas.

 

6. El Sol.

 

Otra cosa a tener en cuenta cuando ya está acabado el peinado es que el cuero cabelludo no se queme por el sol. Esta piel no está acostumbrada a recibir el sol directo y a partir de estar hechas las trenzas queda completamente expuesta, así que es conveniente poner un poquito de crema solar o una gorra, un pañuelo, … sobretodo en las horas de más riesgo o si se va a estar mucho rato sin sombra.

Si se ve que el cuero cabelludo se reseca, se puede poner un poco de leave in en la zona por las mañanas cuando se hidrata todo el pelo, o unas gotitas de aceite (jojoba, oliva, aguacate, …) un ratito antes de la ducha para nutrir la piel.

 

7. El mantenimiento.

 

Para mantener los peinados, hay que continuar con las rutinas de cuidado que llevemos normalmente para que el pelo no se reseque ni se rompa. Es decir, hay que lavar e hidratar (lógicamente, desenredar no). Se puede lavar normalmente, hacer cowash, y cada día poner acondicionador sin aclarado para mantener el pelo hidratado y en plena forma.

Hacer cowash significa lavar el pelo solamente con acondicionador, sin aplicar champú antes, es importante utilizar productos dirigidos al cuidado del pelo afro, nosotros os recomendamos estos.

Si estamos en zona de playa o piscina, antes de bañarse, se puede saturar el pelo de agua dulce limpia, o poner acondicionador sin aclarado, o mezclar ambas cosas en un vaporizador y rociar por toda la cabeza para que el cloro y la sal no penetren tanto en el pelo. Y después de los baños es recomendable quitar la sal o el cloro con una buena ducha de agua.

A los peinados no les pasa nada por mojarse. Es normal que con el paso de los días se vaya estropeando, se puede ir arreglando o dejarlo y cuando ya esté poco definido, será la hora de quitarlo.

 

A la hora de deshacer las trenzas.

 

8. Desenredar, lavar, desenredar.

 

Para deshacer las trenzas, lo mejor es antes de lavar, con el pelo seco, poner un acondicionador sin aclarado (a nosotros nos gusta más hacerlo con un leave in en crema pero hay muchos diferentes, aquí podéis ver los que recomendamos desde las nubes) ir quitando trenza a trenza y abriendo el pelo, desenredando con los dedos, para después desenredar con la herramienta que usemos habitualmente (cepillo de púa blanda, de púa dura, peine de púa ancha, … cada uno usa el que le gusta más). Y después lavar bien con champú primero y desenredando otra vez con el suavizante puesto.

Es posible que según el tiempo que haya estado el pelo recogido salga bastante pelo muerto. Es normal, es el pelo que ha ido cayendo durante ese tiempo, que ha quedado sujeto al peinado y no lo hemos quitado porque no hemos desenredado. Si se deshace con producto antes de utilizar el cepillo, el pelo no se tiene por qué romper, al revés, se podrá comprobar cómo el pelo ha ganado en largo, es el crecimiento normal del cabello.

 

9. Prepoo.

 

Otra opción antes de lavar es hacer un prepoo para nutrir el pelo y el cuero cabelludo después de haber deshecho el peinado y haber desenredado por primera vez para dar un extra de nutrición o de hidratación, según necesite el pelo. Si no sabes lo que es un prepoo aquí te lo explicamos.

Unas trenzas bien hechas son una buena opción de peinado de protección que nos ayudará a dejar descansar el pelo de la manipulación diaria, de estar en contacto directo con el aire y la polución, pero hay que tener en cuenta que hay que cuidarlas a diario y mantenerlas para que nos duren más días y para conseguir nuestro objetivo.

 

Qué otro consejo darías a las mamás que quieren llevar a sus niños a que les hagan trencitas? Qué tienes tú en cuenta en esta situación?

 

Y recuerda, en Peinando Nubes puedes encontrar todos los productos para cuidar el afro a fondo y fácilmente; y si necesitas que te guiemos, no tienes más que ponerte en contacto con nosotros y decirnos en qué te podemos ayudar.

 

Foto extraída de www.blackhairinformation.com.

 

Compartir es amar. Compartes?Pin on Pinterest
Pinterest
0Share on Facebook
Facebook
0Tweet about this on Twitter
Twitter
Email this to someone
email