Las rastas de Mudiaga

 

Hace semanas os enseñamos cómo se hacían las rastas en el pelo afro, con jabón y dale dale. Nuestro amigo Baba las hace en cuatro sesiones, y hoy os queremos enseñar la evolución de estas cuatro sesiones, para que veáis el antes, el durante y el después. Para ello os traemos las fotos que nos ha pasado Laura de su hijo, que en cuanto vieron cómo le quedaban a Bruno en el post que publicamos, se animaron y le han quedado preciosas.

Aquí tenemos a Mudiaga en el antes, con sus rastas naturales. Está guapo, verdad?

P1020097

 

Aquí podéis ver el largo que se esconde tras el encogimiento natural del pelo afro.

cats

Y … empiezan las sesiones!!!

 

Primera sesión.

Este es un poquito del proceso que ya conocimos en aquella entrada, si no lo leísteis, lo tenéis aquí

cats 2

 

Y mirad qué chulas quedan el primer día, ya no se encogen!! pero esto no es nada con lo que está por venir 🙂

cats 32

cats 4

 

Segunda sesión

Cuando empezó la sesión con las rastas de la semana anterior, las tenía así:

cats

 

Después de la sesión quedaron así de bonitas

cats 22

 

Tercera sesión.

De este día casi no tenemos fotos, ayyyy penita!!!!

cats

 

Cuarta sesión.

Rastas acabadas!!!!

cats

 

Y así acaba nuestra historia en fotos.

cats 2

Baba ha hecho un gran trabajo una vez más, y Mudiaga ha quedado guapísimo.  Durante el proceso se puede ver cómo día a día la definición es mayor y las rastas quedan más finas y fuertes. Ahora sólo queda cuidar las rastas y darle vueltas de vez en cuando.

Hay que combinar el cuidado de las rastas con las rutinas normales que lleve cada uno. Es decir, hay que seguir lavando con champú y poniendo un poco de suavizante para hidratar o haciendo co-wash (lavar sólo con suavizante); poner leave in (acondicionador sin aclarado) diariamente por las mañanas para restaurar la hidratación, mantener las rastas bonitas, y peinar con las manos para que no queden pegadas a la cabeza después dormir. Pero también hay que volver a repetir ligeramente el proceso de dar vueltas a las rastas una vez de tanto en tanto (por ejemplo, cada dos semanas) usando el jabón de Alepo y con él puesto darle las vueltas al pelo para que se sigan enroscando y no pierdan definición, así como ayudar a que la raíz se enraste también, y después de eso, poner un poco de karité para nutrir.

Os ha gustado nuestra historia de hoy? Desde aquí esperamos que sí, y recordad que si os animáis con las rastas, nos lo podéis decir para que os pongamos en contacto con Baba.

Laura, moltíssimes gràcies per tot, per deixar-me participar en el procés, per obrir-me les portes de casa teva, per les fotos, … i sobretot per estar sempre tan a prop!! Muaaaaa!!!

I Baba, gràcies a tu també, per ensenyar-me, per compartir, i per permetre’m viure aquestes experiències … i per riure tant quan ens perd el tomtom!! Un petó!!!

Compartir es amar. Compartes?Pin on Pinterest
Pinterest
0Share on Facebook
Facebook
0Tweet about this on Twitter
Twitter
Email this to someone
email