Por qué es importante conocer las características del pelo afro a la hora de cuidarlo.

 

Después de un tiempo ocupadísima, retomo la actividad en el blog con un montón de temas que sé que os van a interesar, a ver si consigo llevar adelante todo lo que tengo a medias 🙂

 

Ya sabéis que mi aprendizaje en el mundo del afro se ha formado a partir de la necesidad de tratar el pelo y la piel de mis hijos, de manera completamente autodidacta, recogiendo información de aquí y de allí de manera obsesiva a veces. Así que todo lo que os explico parte de mi propia experiencia y sólo pretendo que os sirva de inicio para iros formando y aprendiendo con vuestros niños y las aventuras que recorreréis con ellos, tal como hice yo.

 

Hoy os quiero hablar de las particularidades del pelo afro, un aspecto muy importante a tener en cuenta para poder aprender a cuidarlo correctamente.

 

Pero por qué es importante conocer las características del afro?

 

Porque saber lo que es normal y lo que no, os ayudará a no luchar contra lo que es una característica propia de este tipo de cabello, primero porque sería una batalla perdida, y después porque partimos del hecho que para cuidarlo lo más correctamente posible, hay que respetar sus cualidades y potenciar su belleza, pero nunca pretender que sea un pelo caucásico, o simplemente, que sea como a nosotros nos gustaría que fuera.

También porque muchas veces no pensamos en estas particularidades y son importantes e imprescindibles a la hora de elegir los productos adecuados, las rutinas, … y sobretodo, para conocer el pelo de vuestros hijos y poder reconocer los cambios que se van a ir dando conforme se va tratando,  y así saber qué es mejor para el cabello concreto que tenéis delante.

 

 

Características del pelo afro - Peinando Nubes 2

Imagen cedida por Ivonne C.

 

 

Características 

 

No voy a explicaros las características obvias diciendo «es rizado», no, os voy a hablar de las cualidades generales que se pueden dar en mayor o menor medida en todo el afro dependiendo del tipo de rizo, de la textura de cada uno, de cómo se esté cuidando, del tipo de productos que se utilizan, …

Pasemos a verlas.

 

Es seco

 

El pelo afro, como la mayoría del cabello rizado, es seco. Por lo que es normal que muchas veces lo notemos áspero (más cuanto más rizado es) ya que por su textura, y aunque el cuero cabelludo provee de grasa el pelo para nutrirlo, esa grasa natural no puede extenderse de manera homogénea de la raíz hasta las puntas y es por eso que se deshidrata más fácilmente y se nota más seco de lo que estamos acostumbrados en un pelo caucásico.

 

Es poroso

 

Esto significa que cada pelo tendrá en la cutícula pequeños agujeritos abiertos que harán que el agua que pueda penetrar en cada hebra se evapore más fácilmente en el cabello cuanto más poroso es, es decir, en el pelo menos poroso la hidratación durará más tiempo que en el cabello más poroso.

 

Se encoge

 

La medida del pelo afro cuando vemos a alguien por la calle es un misterio. Al ser tan rizado, cada hebra tiende a encogerse en su propio rizo, y parece mucho más corto de lo que es en realidad. Es por eso que si cogemos un mechón de pelo y estiramos del rizo se puede ver cuán largo es.

Para evitar que se encoja tanto y abrir un poco el rizo, va muy bien elaborar peinados en mojado para, una vez secos, deshacerlos y llevar el cabello más separado de la cabeza por más tiempo.

Este encogimiento se da en mayor o menor medida en todos los tipos de pelo rizado, pero cuanto más pequeño es el rizo, menos se nota su longitud real.

 

Es muy fino

 

Aunque nos parezca un cabello duro y grueso (eso también se debe a su textura) al ser tan rizado, y como ya os he dicho, tan seco, el pelo parece muy basto y resistente, pero no es así, es un pelo muy fino y delicado.

 

Es frágil

 

Una vez más vamos al concepto de sequedad y deshidratación natural en el afro. Al perder la hidratación tan rápidamente, el pelo se puede romper en cualquier momento, incluso con el mismo roce de las sábanas, del sofá, del carrito, de la silla del coche, … y  ni qué decir tiene a la hora de desenredarlo.

Muchas veces notamos al peinar que sale más pelo de lo que se consideramos normal y es porque lo estamos rompiendo al peinarlo o desenredarlo incorrectamente.

 

Crece hacia arriba

 

Por su forma, una vez más tenemos otra característica muy evidente, y es que el pelo afro crece hacia arriba. El cabello afro no se ve largo, al crecer, se ve grande. Esto es completamente normal. Según el patrón del pelo, es probable que ni poniendo productos que den peso se consiga una melena que caiga sobre los hombros.

 

Se enreda

 

Otra cosa que habréis notado es que se enreda muy fácilmente. Al ser tan rizado y seco, se enrolla sobre sí mismo «con sólo mirarlo», y eso nos lleva otra vez a que se pueda romper con suma facilidad al desenredarlo.

 

Es encrespado

 

Cuanto más rizado y seco es, más se encrespa y notamos ese «frizz» contra el que muchas veces queremos luchar. Normalmente el pelo se encrespa después de haberse mojado, ya que la cutícula se levanta y luego es muy difícil devolverla a su estado original.

En el afro este estado de encrespamiento es casi permanente, ya que por su forma, la cutícula se deshidrata más fácilmente y se mantiene levantada por más tiempo.

 

Todo esto es natural dentro del pelo afro. Hidratándolo, nutriéndolo y cuidándolo podéis conseguir que el nivel de sequedad, deshidratación, fragilidad, encrespamiento, … mejore mucho, pero siempre hay que tener presente que nunca será tan suave o estará tan hidratado como nosotros querríamos.

 

Lo que no es normal

 

Vamos a ver ahora cosas que no son normales dentro del pelo afro, y que debemos evitar, o por lo menos reconocerlas para poder actuar e intentar mejorarlas.

 

Parece que no crece

 

Cuanto más afro es, es decir, más rizado y seco, más cuesta notar el crecimiento del pelo.

Por qué? fácil, porque el cabello se enreda en las puntas y se hace un nudo, o cuando se enreda en general se van haciendo nuditos y nudotes, que al desenredar, se rompen.

Algunas veces, directamente no tenemos otro remedio que cortarlos porque se hace imposible deshacerlos. De esta manera se pierde largura en el pelo, ya que si, por poner: el cabello ha crecido un centímetro, se enreda y se elimina ese nudo, ese centímetro se ha perdido al cortarlo o romperse.

 

Cómo evitarlo?

 

No podemos hacer que el pelo no se enrede, pero manteniéndolo hidratado, desenredando a fondo a la hora de lavar con un buen acondicionador con aclarado, usando un gorro de satén a la hora de dormir, y desenredando un poquito cada día usando acondicionador sin aclarado se consigue por más tiempo el pelo hidratado y se pueden evitar muchísimo los nudos.

 

Se rompe

 

Otras veces el pelo se rompe con el simple roce de las sábanas al dormir, ya os lo comentaba antes. También al sentarse en el sofá, por el roce de la sillita, … cualquier fregar continuo puede hacer que el cabello se rompa, o se enrede (lo que puede conllevar rotura al intentar desenredar, como os he explicado antes).

Esto también hace que parezca que el pelo no crece. Sobre este aspecto, hay que tener presente que el afro crece igual que todo el pelo, cada persona a su velocidad. Será más lento, será más rápido, pero crece.

 

Cómo evitarlo?

 

Cuando el pelo se rompe en exceso, tenéis que tener en cuenta y observar qué puede estar pasando para que no notéis ese crecimiento,  y modificar así vuestras rutinas, roces, … para evitar esa rotura.

 

No se moja

 

Otra cosa que no es normal, es que después de llevar tiempo hidratando y cuidando el pelo parezca que nunca se moja cuando lo laváis. Cuanto más se cuida el pelo, más fácilmente acepta ser mojado e hidratado y se mantiene húmedo por más tiempo.

Al ser tan seco, el agua desaparece rápidamente, pero esa velocidad irá disminuyendo conforme esté más hidratado. Siempre se mantendrá húmedo menos tiempo que un pelo caucásico, pero cuidándolo podéis notar esa diferencia.

Si veis que después de varias semanas cuidando el pelo todavía no se moja ni penetra fácilmente el agua cuando pasáis la ducha, puede ser una señal de estar necesitando más hidratación o nutrición, o incluso que el producto o la rutina que estéis llevando no acabe de ajustarse a las necesidades del cabello de vuestro hijo. En este caso, haría falta revisarlos.

 

Cómo evitarlo?

 

Es importante usar productos adecuados a las cualidades del afro, ahora ya conocéis sus características. Con este tipo de productos pensados especialmente para satisfacer las necesidades del pelo afro conseguiréis que el cabello esté más hidratado y nutrido.

Si ya utilizáis estos productos pero igualmente tenéis este problema puede ser que necesitéis una marca más adecuada al tipo de pelo que estáis trabajando, también podéis revisar vuestras rutinas para así ver si estáis hidratando a fondo, a diario, …

 

Se pega todo

 

Más cosas que no son normales, que se peguen pelusillas siempre. El pelo afro tiene facilidad para que se le peguen pelusas y cualquier borrilla que haya en el sofá, en el coche, o simplemente que vuele. Pero si eso es exagerado, puede deberse a un exceso de aceite en el cuidado diario, o simplemente, que esté deshidratado o hipernutrido. Cuanto más hidratado y cuidado esté el pelo, menos se engancharán las pelusas.

 

Cómo evitarlo?

 

Analizad cuándo estáis poniendo aceite en el pelo e intentad reducir la cantidad y la temporalidad. Si no sabéis exactamente qué aceite debéis retirar, utilizadlo solamente para sellar las puntas después de hidratar en los lavados, y veréis cómo se reducen la cantidad de pelusas que encontráis en la cabeza.

Una vez más, si veis que así no hay menos pelusa, revisad vuestra rutina, mirad si estáis hidratando a fondo al menos dos veces a la semana, si acondicionáis a diario, si estáis haciendo prepoo más de una vez al mes,  …

 

Cruje

 

Eso se debe frecuentemente también a un exceso de aceite en el cuidado habitual o a una falta de hidratación. Muchas veces sucede cuando se utilizan productos sin aclarado que no se adecuan a las necesidades del pelo, es decir, que no le va bien, ya sea porque no está hidratando lo suficiente, o porque está creando (como el aceite) una capa de residuo sobre el pelo que lo está sellando de más y no permite que la hidratación penetre en la cutícula.

 

Cómo evitarlo?

 

Igual como en el caso de las pelusas, reducid el uso del aceite que ponéis pero no aclaráis, observad si los productos están cumpliendo su función y si creéis que necesitáis algo más, cambiad de marca a una que se adecue más al tipo de cabello, revisad rutinas, …

 

Y hasta aquí. Creo que esta visión general de las características del afro os pueden orientar para conocer un poquito más el cabello de vuestros hijos, saber qué productos serán más adecuados, poder ver los avances que vais haciendo conforme lo vais cuidando, y sobretodo, para no agobiaros cuando veis que el pelo es seco por mucho que lo hidratáis, que se rompe con facilidad, que se os enreda en las gomas y las tenéis que cortar, …

 

Ya sabéis que entre todos aprendemos más, así que si veis que me he olvidado alguna característica o algo que no es normal y que os estáis encontrando, dejad un comentario y así podemos compartir.

 

Porque sí, porque es más divertido cuando escribís comentarios aquí abajo y yo veo que no hablo sola como las locas 🙂 que sí, que ya sé que estáis ahí porque compartís muchísimo los artículos que os escribo, y porque estas cosillas me las decís por privado, pero también las podéis decir en público para ayudar a las otras mamás (y papás), o no?

 

Y sí, si no queréis comentar por aquí y tenéis cualquier duda sobre las rutinas, los productos, … me la podéis preguntar, como siempre, al mail info@peinandonubes.com.

 

Gràcies per la foto i per tot, Ivonne!! Muaaaa! 

 

Compartir es amar. Compartes?Pin on Pinterest
Pinterest
0Share on Facebook
Facebook
0Tweet about this on Twitter
Twitter
Email this to someone
email